13 de noviembre de 2013

S.O.S



Se me secaron la ideas, se me vacío el frasco de las palabras. Solemnemente: Se me fue la inspiración, como dicen. Dejé de sentir. Y no le echo la culpa a nadie. Sólo me quebré.

Volví a poner los discos de hace años, los de hace meses, los de hace días, y nada, ningún impulso. Busqué los restos de algunos borradores, anotaciones en hojas sueltas y todo me pareció inservible.
Viajé por diferentes rutas, por aquello de copiar lo que los ojos ven, tampoco. Quise gritar pero no supe qué, guardé silencio pero no noté la diferencia cuando me puse a hacer otros oficios.

Pensé que talvez había olvidado algo en alguna parte y que una vez que recuerde qué cosa era, caerá de golpe lo que tenga que decir.
Tengo nuevos autores en el librero, los hojeo, pero yo no funciono. Así que, sí, debe ser alguna enfermedad. 

Sólo espero que no sea crónica.

Link list