26 de enero de 2011

Autoretrato



En mis palmas no hay nada
han desaparecido las líneas que marcaban mi destino
en mis ojos no hay nada
se han convertido en cristales que reflejan la luz del día
Me he quitado los harapos de desilusión y me he vestido
sólo de aire, porque finalmente eso es lo que soy;
no hay nada que ocultar, mírame,
en mi pecho no hay nada
sólo una máquina de melodías sencillas
que ya no se esconden del qué dirán
porque ya han dicho bastante
En mis muslos no hay nada
tan sólo las ganas de correr a tu lado
en busca de tesoros perdidos
Soy sólo un aroma
una inocencia gigante
un suave capricho.

Link list