25 de enero de 2009

Azar


No tengo tu número para llamarte. Pero tengo las ganas de hablar contigo. Eso vale más. Marcaré a cualquier celular, así, al azar, y cuando me conteste una mujer intentaré sonar de manera más natural como si me contestaras tú. Fingiré que ella tiene tu voz. Apuesto que me dirá quién eres, y luego con palabras de sorprendido insistiré que ese era tu número, me dirán que se trata de un error, yo pediré disculpas, o bien, sencillamente me colgará. Yo volveré a este procedimiento. Al azar. Me pasaré así las horas, sin preocuparme por la cuenta del teléfono. Una y otra vez. Si me va bien, mantendré una conversación de más o menos un minuto por llamada. Sí, me pasaré así las horas, sin preocuparme por mis oídos ni mi lengua, una y otra vez... Seguro te olvido en un par de días o, por azar, te encuentro.

Foto: naidandia

Link list